A Magazine About Food, Art & Exchange In Midtown Kingston, Published By The Hudson Valley Current.

Las Naciones Unidas Los Objetivos de Desarrollo Sostenible: Vida en la Tierra

Nuestra propia existencia en esta Tierra depende de las otras especies en ella

Lo que tenga que decir en sobre la vida en la tierra en esta columna, tiene que ver mucho con lo que Sir David Attenborough ha explicado en un documental de Netflix llamado, David Attenborough: Una Vida en Nuestro Planeta, y por supuesto, las declaraciones de las Naciones Unidas sobre el estado ambiental de nuestra vida terrestre. En síntesis, estamos convirtiendo la Tierra en un lugar en el que no podemos vivir. 

Para cambiar el curso de esta tragedia humana, o sea para revertir el asalto a nuestra Tierra, muchos gobiernos pusieron en la balanza el progreso de sus naciones y la supervivencia de sus tierras, porque reconocieron que no pueden avanzar, económicamente a largo plazo, sin poner la protección del planeta por delante. Para el 2030, estos gobiernos bajo el paraguas de las Naciones Unidas se comprometieron a:

  • Proteger, restaurar y promover el uso sostenible de los ecosistemas terrestres
  • Gestionar sosteniblemente los bosques
  • Combatir la desertificación
  • Detener y revertir la degradación de la tierra
  • Detener la pérdida de biodiversidad

Antes de entrar en detalles, hablemos de ¿qué es lo que necesita ser protegido y por qué? Lo que tenemos que atesorar, Sir Attenborough lo ha sintetizado así: “Miles de millones de individuos y millones de tipos de plantas y animales, deslumbrantes en su variedad y riqueza, trabajando juntos para beneficiarse de la energía del sol y los minerales de la Tierra, llevan vidas que se entrelazan de tal manera que se sostienen entre sí. Confiamos completamente en esta máquina de soporte vital afinada, y [ella] confía en su biodiversidad para funcionar sin problemas.”

La Tierra ha confeccionado esta estabilidad durante millones de años, desde que le impactó un meteorito, lo que provocó su quinta extinción masiva, dicen los científicos. ¡Se tuvieron que unir tantas causas y condiciones para que la Tierra fuera el paraíso viviente del que sabemos hasta ahora en todo el universo! Cuando la Tierra se estabilizó, la temperatura promedio no varió más de un grado Celsius o 33.8 grados Fahrenheit.

Y, sin embargo, hemos amenazado esta estabilidad y sufrimos del calentamiento climático que hemos creado. La biodiversidad del mundo ha sufrido millones de pequeñas extensiones de preciadas especies, desde que nosotros los humanos aprendimos a fabricar máquinas. En 1937, cuando Sir Attenborough era un niño, la población humana era de 2.300 millones, el carbono en la atmósfera de 280 partes por millón y quedaba un 66 por ciento del mundo natural. Hoy esas cifras son trágicas; apuntan a cómo la cadena de evolución se ha desafinado. Sir Attenborough, quien viajó por todo el mundo publicando historias del mundo natural para el BBC, se dio cuenta que él ya estaba hablando de un mundo que se estaba desapareciendo. Hoy ya es evidente, porque las especies que había encontrado décadas atrás son más difíciles de encontrar. 

Hoy, la población de especies animal en peligro de extinción es cada vez más grande. Esto incluye los miles y miles de pequeños pangolines capturados anualmente por la caza furtiva, según la ONU el pangolín es el posible animal intermediario que transfirió el coronavirus a los humanos. Cuando miro a estas criaturas redondas, tan vulnerables, siento dolor porque están pasando por un holocausto, ya que son el mamífero más traficado en el mundo, segun grupos como Pangolincrisisfund.org.

Leer las noticias capta nuestra atención todo el tiempo, pero aprender del mundo natural y ver lo que está sucediendo, es un golpe de consciencia que puede capacitarnos a tomar acción en pro de cuidar de nuestro hogar y nuestros hermanxs en todo el reino natural. 

La ONU colocó su objetivo sostenible de proteger y restaurar la vida en la tierra como su decimoquinto objetivo, reconociendo que erradicar el hambre, como número dos, cobra más importancia. La verdad es que todos los 17 objetivos de la UNO están interrelacionados, en especial los que tienen que ver con la relación entre nosotros y el mundo natural. Porque, como señala Sir Attenborough, todos los habitantes de esta Tierra llevan vidas que se entrelazan de tal manera que nos apoyamos unos a otros.

Los líderes indígenas nos lo dicen de tantas maneras. Espero que escuchemos por lo menos las palabras del Jefe Seattle, quien vivió durante el siglo 17: “La humanidad no ha tejido la red de la vida. Somos solo un hilo dentro de ella. Todo lo que le hacemos a esta red, lo hacemos a nosotros mismos. Todas las cosas están unidas…todas las cosas se conectan.”